Relatos desde la Morgue (Reales)

Cuando llegué por primera vez a esa morgue, sentí que había algo y que no era normal, en mi vida había trabajado en tantos lugares y morgues diferentes, pero el ambiente en esa morgue se sentía muy pesado, sinceramente no me sentía bien en ese lugar . Me habían contado tantas historias de terror sobre ese lugar, que los muertos se levantan a las 3 am, que puedes toparte con una anciana que ronda por el pasillo, que escuchas como los muertos hablan entre ellos.

Para mí esas cosas eran puros cuentos, en toda mi carrera nunca había presenciado algo que en verdad me haya dejado sin aliento y eso que mi turno siempre había sido de noche, según cuentan es cuando más pasan las cosas sobrenaturales o las almas rondan por El lugar.

Mi primer turno en esa morgue fue la peor, me pusieron de asistente a una chica, se veía muy distraída casi no estuvo conmigo, siempre salía sin avisar, no hablaba mucho, me dejaba sola incluso por unas horas y cuando regresaba me decía que estaba haciendo otras cosas que no eran su trabajo.

Me moleste bastante ya que su trabajo era ayudarme y no andar haciendo otras cosas, no le dije nada ya que al otro día traería a mi asistente con el que había trabajado por años.

Eran más de las 2:30 de la madrugada cuando mi asistente salió, le pregunté a dónde iba, me dijo que ya casi era la hora….

me quede extrañada, quizá era la hora en que descansaba, como nunca hablar con ella, deja que se fuera.

Estaba realizando el informe de una chica, cuando vi la hora, eran las 2:49 y se me vino a la mente las historias que me habían contado sobre el lugar, se me escapó un suspiro, ya estaba cansada, así que le tapó el cuerpo. Con una sabana y me dispuse a descansar, tarde un poco en recoger mis cosas, cuando escuché que alguien se acercaba en el pasillo, pensé que era mi asistente, pero ella nunca más apareció, me quede pensando en la anciana que ronda por el pasillo . Me daba miedo encontrarla y es que no creía tanto en esas cosas.
pegue un brinco cuando mi reloj sonó, indicando que ya eran las 3:00.

Sin darle importancia decidí salir de ese lugar, estaba a punto de hacerlo cuando de repente se apagaron las luces, una sensación de terror se apoderó de todo mi cuerpo, comenzó a escuchar voces, risas diabólicas por todos lados, encendí la linterna de mi teléfono . y lo que vi me dejó helada, todos los cuerpos permanecían sentados sobre la mesa en el que estaban, casi me desmayaba, quería salir de ese lugar pero mi cuerpo no respondía, por unos segundos me quede observando como los cuerpos hablaban entre ellos…

después De eso ya no supe nada, ya que al día siguiente amaneció en una de las salas del hospital,
nadie me preguntó qué había pasado, al parecer todos ya sabían de lo que vi, al rato llegó uno de los doctores, el más veterano del mundo. lugar, sin preguntar nada me dijo:

–Se lo que viste, que mala onda de que te hayan dejado sola y sin avisarte nada.

–¿De qué habla el doctor?

–Hace tiempo que llegó una anciana grave al hospital, nadie supo de lo que padecía ya que le hicieron varios exámenes y no le encontraron nada, pero se veía bastante mal.

Pasó unas noches en este hospital y en todas esas noches pedía a gritos que no la dejaran morir, una madrugada a las 3 para ser exactos, la anciana se dirigió a la morgue del hospital y con un bisturí mato a uno de los forenses ya una de sus asistentes, según supe la anciana había hecho un pacto con el diablo para salvarle la vida a una de sus nietas que padecía una enfermedad incurable.
Cuando se dio cuenta del crimen, la anciana ya estaba muerta y quien mató a los doctores fue el mismo diablo que utilizó el cuerpo de la anciana, por eso a las 3 el diablo viene a jugar con los muertos, haciendo que hablen, incluso hasta que se levanten. .

–Me habían contado esas cosas pero yo no creía y la chica que me dejó de asistente no me mencionó nada.

–¿Que chica? Aquí no hay ninguna chica asistente.

–¿Cómo que no? Era una chica distraída, me dejaba sola a veces, casi no hablaba mucho.

–Niña, si yo fuera tú, ya no regresaría a esa morgue, la chica que dices seguramente es la misma que mató a la anciana.

–No puede ser, si estuvo conmigo casi toda la noche.

–La morgue quedó embrujada desde ese día, ni la anciana, ni el doctor y su asistente han querido dejar este lugar….

Dicho esto, el doctor salió de la sala y yo me quedé pensando en qué hacer si seguir trabajando o no en esa morgue, lo que me vio me dejó traumada así que ya no quisiera volver más.

En un hospital de mi ciudad, necesito un médico forense,
que tenga el valor de trabajar después de las 3 am. ¿Aún siguen esperando conocerte uno?.

© 2017 Todos los derechos reservados por el Dr. Luis Coronado