Mi relato de brujas reales

Siguiendo la historia de brujas…
Cuando estaba en la Universidad llegando a cierto grado nos mandaban a hacer guardias a un rancho propiedad de la Universidad que está en Linares. Nos mandaban a un grupo como de 12 a trabajar en el rancho una semana, al irnos nos relevaba otro grupo y así sucesivamente el rancho siempre estaba atendido.
A mi grupo nos toco ir la semana de Halloween, el 31 fue nuestro último día ahí. El rancho consta de muchas hectáreas. La casa donde se quedan los estudiantes está entre campos de sorgo y maíz al frente y detrás de un Cerrito.

Esa semana nos toco llegar y estaba lleno de lodo. La semana antes de llegar había habido muchas lluvias. Y no había forma de llegar a la casita más que con un pie, un caballo o con un tractor (que fue como nos llevaron el primer día con todo nuestro equipaje y despensa para la semana). Entre el lodo para llegar caminando diario al área donde trabajábamos todos los días fácilmente había que caminar unos 30 minutos. En el rancho solo estábamos los estudiantes y un señor ya grande que cuidaba, el se quedaba en la entrada del rancho, aun más lejos.

Así de aislados estábamos. Al preguntar que había detrás del cerro atrás de la casita donde nos quedabamos nos comentaron que ahí estaba la Petaca. Yo solo había oído que había brujas, en verdad desconozco las historias, pero yo les cuento lo que nos pasó a nosotros. Ya si fue cosa de brujas o no lo dejo a su criterio.

La primera noche como todo buen grupo de jóvenes nos pusimos a contarnos cuentos de miedo. Todo iba bien y nos divertíamos hasta que oímos un grito desgarrador que provenía del campo de sorgo. Se oía como un grito de mujer. Todos corrimos afuera.,echamos luz como pudimos pero no oímos ni vimos nada más. La única luz estaba en la casa y en la entrada del rancho. Todo lo demás estaba oscuro. Nos rendimos y asustados decidimos meternos a dormir.

El resto de la semana transcurrió con normalidad. El último día en la noche, casualmente en Halloween, hicimos una fogata frente a la casa y nos sentamos a platicar. Salió el tema de que al otro lado del cerrito quedaba la Petaca y que era Halloween, un compañero, supongo que yo por asustarnos y hacerse el valiente grito: “pues si es cierto que aquí hay brujas, yo las reto a que vengan para ¡conócelas! Todos le pedimos que se callara por supuesto.

Mas tarde llego el medico encargado a ver como estábamos ya jugar poker con la promesa de que el que ganara le invitaba una carne asada. Uno a uno fuimos perdiendo y pasando a dormir a los cuartos. Había solo 2 cuartos, para los 12 que éramos. Y nos apretujamos en 6 gatos en cada cuarto. Yo estaba en uno que tenía frente a mis pies la puerta, una ventana en mi cabeza y veía de lado en la otra pared una ventana que del piso a la ventana no era más de un metro. Yo me había acostado cuando entraba un compañero a dormir.

Yo estaba sentada en el catre mirando hacia la ventana en la pared opuesta, mi catre pegado a la pared del otro extremo. Mi compañero pasa frente a mi hacia su catre y pasa frente a la ventana de la pared opuesta, cuando él va pasando en dirección contraria veo algo bajito un poco más de un metro, a juzgar por lo que alcanza a ver por la ventana, que Pasó por fuera de la ventana en dirección opuesta a mi compañero. Solo vi una cabecita a medias a través de la ventana que pasaba. Grita de inmediato. El compañero se asusto tanto que brincó al catre conmigo y me pregunto despues q pasaba. Le dije:
-¡Algo o alguien acaba de pasar por la ventana!
El se levanta y sale corriendo del cuarto y regresa unos minutos después. Me dijo:
– Pensé que alguien nos estaba gastando una broma, pero todos están en la casa. Están en la cocina jugando al poker o durmiendo, ya lo revisarán. ¿No sería que viste mi reflejo cuando pasas frente a la venta? Ya me fije afuera y tampoco hay nada. Le dije-no es posible porque esa cosa iba en dirección contraria a ti y era muy bajito. Me dijo que no me preocuparía que iba a dormir con un cuchillo en la mano.

Toda la noche oí ruidos fuera de la ventana que quedaba en mi cabecera, intente atribuirselo a los animales del monte pero por algún motivo sentí que no era el caso. Al día siguiente llegará el nuevo grupo a relevamos. Me sentí aliviada de no tener que pasar otra noche ahí. Alguien sabe más acerca de la Petaca y si es cierto que hay brujas?
ANÓNIMO

BONUS: Anónimo

Cuando yo era niña conocí a una tía de mi mama, de nombre Trinidad; Por lo que me explicaron ella estaba afectada de sus facultades mentales.
Mi mama es originaria de Villagran Tamaulipas. Me cuenta que su tía era una muchacha muy guapa, pero literalmente, le había quitado el novio a su mejor amiga y estaba comprometida con él en matrimonio. La noche que anunciaron su compromiso fue en una cena organizada por su familia. Después de brindarle, ella se puso mal. Salió corriendo de su casa rumbo a la carretera. En el camino se iba despojando de su ropa. Toda la noche la siguieron sin poder alcanzarla; Ella corrió hasta que se cansó y cuando por fin la alcanzaron, se dieron cuenta de que perdió por completo la razón.

En aquel entonces, no había instituciones de salud mental en el norte de México y fue enviada a un famoso hospital psiquiátrico en la ciudad de México, conocido como “La Castañeda”, donde estuvo muchos años recluida y prácticamente su familia se olvidó de ella.

Por el año de 1979 a través de cadena nacional de radio, se hicieron boletines para localizar a los familiares de los pacientes de ese hospital, que ese año estaría cerrado, para que fueran por ellos y entre esos pacientes estaba Trinidad- Ya para ese entonces tendría Unos 60 años de edad.

Otros dos tíos de mi mamá, también adultos mayores, se hicieron cargo de ella.
Fue en ese entonces que yo tendría unos 8 años cuando la conocí.
Al principio me daba miedo pero me acostumbré a verla.

Dos años después de volver con su familia sucedió algo extraño: Trinidad descubrió su lucidez y preguntó por sus padres, confundió a una de sus hermanas con su mamá, ella preguntó por su prometido, era difícil explicar lo que había sucedido, hasta que se vio en el espejo y se horroriza, pregunta qué año era y qué edad tenía. Su mente se quedó bloqueada en sus floridos 20 años.

Sus hermanos dicen que su amiga, dolida por la traición, le mando hacer un trabajo de brujería negra para que perdiera la razón y fuera rechazada y no se casara y justo el día que Trinidad le dio la razón, fue el día que esa persona falleció y termino el trabajo de brujeria.

Trinidad o Trine, como era conocida, murió una semana después de recuperar su lucidez. No soporto ver su vida acabada. Yo le cuestionaba a mi mama, si sabían que ella estaba así por brujería porque nadie la había escuchado. Mi mamá solo se encoge de hombros.

La amiga de Trine se amargó en la vida y no se caso jamás.
Del prometido ya no se supone nada